Propiedades Medicinales del Ozono

El uso de agua Ozonizada por vía rectal, elimina las toxinas acumuladas que puedan ser resistentes a la propia limpieza que significa la hidroterapia del colon. Dado su altísimo poder oxidante, se combina con los radicales libres permitiendo así su fácil eliminación. Otra de las características del Ozono es su gran poder germicida, que termina en pocos segundos con todo tipo de bacterias, virus, hongos, protozoos, etc. En su uso diluido en agua para la hidroterapia del colon, es una gran baza contra la candidiasis o cualquier otro desequilibrio de la flora intestinal. Permite la desintoxicación por acción refleja de los pulmones y las vías respiratorias, así como de los órganos encargados de la limpieza interna (emuntorios) Hígado, vías biliares y  riñones. También son notables los efectos sobre la piel, pudiendo aliviar o curar la psoriasis en muchos casos. Además oxigena el intestino, permitiendo así una notable mejoría de sus funciones específicas.


Aplicación rectal de agua Ozonizada:Se introducen unos dos litros de agua que ha sido ozonizada durante unos minutos tras realizar una hidroterapia del colon, se retiene el agua durante al menos cinco minutos y luego se procede a su expulsión.


Campos de aplicación de la Ozonoterapia


Los efectos biológicos del ozono le confieren unas propiedades terapéuticas y biológicas que posibilitan la aplicación de la Ozonoterapia en un amplio campo de especialidades tales como el de la mejora medioambiental a través de la potabilización de aguas, la alimentación (se emplea en la desinfección de frutas y verduras) y la Medicina, donde ha adquirido relevancia debido a su eficacia en enfermedades asociadas al déficit de las defensas antioxidantes. En esta última especialidad se aplica en inmunodeficiencias, en aquellos casos que existe un deficiente aporte de oxígeno en los tejidos, enfermedades degenerativas e infecciones microbianas.


Sus efectos son aplicables en las siguientes enfermedades:


·       Insuficiencia circulatoria periférica.

·       Pie diabético.

·       Úlceras de los miembros inferiores.

·       Enfermedades vasculares degenerativas (aterosclerosis obliterante), linfangitis, microvarices.

·       Cardiopatía isquémica.

·       Estenosis cardiaca.

·       Angina de pecho.

·       Síndrome de hipertensión venosa.

·       Úlceras herpéticas.

·       Virosis cutánea.

·       Quemaduras y cicatrización de heridas.

·       Hepatitis C aguda (por el aumento de la producción de citoquinas).

·       Cirrosis hepática.

·       Demencia senil, Alzheimer.

·       Infecciones genito-urinarias.

·       Mastodinea.

·       Procesos inflamatorios y abscesos de mama.

·       Complicaciones sépticas obstétricas y puerperales (infecciones postoperatorias en cesárea).

·       Traumatismos obstétricos (desgarro del cérvix uterino y del perineo).

·       Insuficiencia placentaria crónica e hipoxia fetal.

·       Coadyuvante de terapias oncológicas, hepatitis C crónica, tumores y, experimentalmente, en algunos casos de SIDA, complicaciones yatrogénicas en la mucosa gastrointestinal por citofilácticos.

·       Migraña, cefaleas, alteraciones sensoriales asociadas a la migraña.

·       Glaucoma de ángulo abierto.

·       Neuropatía óptica

·       Retinosis pigmentaria.

·       Degeneración macular senil.

·       Amigdalitis crónica.

·       Faringitis infecciosa.

·       Síndrome vestibulococlear periférico.

·       Hernia discal.

·       Artritis reumatoidea.

·       Osteoartrosis.

·       Tratamiento local de procesos sépticos (osteomielitis). inflamaciones pélvicas, complicaciones sépticas postoperatorias en fracturas de tibia, osteocondrosis vertebral.

·       Complicaciones sépticas postnatales.

·       Isquemia y reperfusión renal.


En los estudios realizados, en diferentes grupos de control de modelos experimentales humanos, de las patologías anteriormente descritas, se han obtenido unos resultados satisfactorios con una media de recuperación superior al 75% de los enfermos, siendo de gran interés el poder considerar a la Ozonoterapia como un tratamiento de Medicina Natural efectivo y coadyuvante a los diferentes tratamientos de Medicina Convencional (Alopática).


VIAS DE APLICACIÓN


Dada la diversidad de patologías en las que se utiliza la Ozonoterapia, la vía de aplicación dependerá del sistema que estemos tratando.


Vía rectal:

Aplicación rectal local: Mediante la introducción de una sonda fina a través del ano. Se insufla una dosis aproximada de 42 a 55 mg de ozono/l de oxígeno durante 20 minutos, en 5 ó 10 sesiones consecutivas, en función del tratamiento a realizar y del protocolo individualizado para cada paciente. El ozono actúa directamente sobre las células de la mucosa colorectal en casos de enfermedades de origen intestinal.


Aplicación rectal sistémica:

Siguiendo el procedimiento anterior, la insuflación de ozono/oxígeno se realiza sobre los plexos hemorroidales que desembocan en el sistema porta y de aquí, alcanza a distribuirse a otros órganos como el hígado, páncreas, o vesícula biliar.

Esta técnica se aplicará entre otras, en casos de: recuento viral de seropositivos, tumores, cáncer, y casos de hepatitis C aguda o crónica.


Aplicación rectal de agua Ozonizada:

Se introducen unos dos litros de agua que ha sido ozonizada durante unos minutos tras realizar una hidroterapia del colon, se retiene el agua durante al menos cinco minutos y luego se procede a su expulsión. El efecto es el mismo que el de la aplicación local sistémica, con la ventaja de que es menos molesto para el paciente (los gases molestan más que los líquidos en el colon).


Vía hemática o endovenosa:

Aplicación por lavado sanguíneo: Por un mecanismo parecido a los tratamientos de diálisis, se extrae del paciente una cantidad de sangre venosa correspondiente a 50 ó 100 ml, para agregarle una mezcla de ozono/oxígeno y realizar un lavado sanguíneo. Posteriormente esta sangre volverá a ser inyectada al paciente en forma de infusión gota a gota y a través del sistema circulatorio se repartirá por todo el cuerpo, aportando a esos tejidos con hipoxia gran cantidad de oxígeno y nutrientes. A esta técnica se la denomina también "Blood Washings".

Vía local: Aplicación por bolsa: Mediante la aplicación de una campana de vidrio o una bolsa de plástico que rodeará la zona a tratar. Se insufla en el interior de la bolsa una ráfaga constante de la mezcla de ozono/oxígeno en una concentración de 40 ó 42 mg de ozono/l de oxígeno en periodos cortos de 10 a 15 minutos, tres veces por semana dependiendo del tratamiento. El ozono actuará como un agente germicida local, creando un medio aerobio para virus y bacterias que son incapaces de sobrevivir en atmósferas con una elevada concentración de oxígeno. Este método es utilizado principalmente en patología vascular (gangrena instaurada, ulceraciones, cicatrización y desinfección de heridas, infecciones polimicrobianas de pacientes diabéticos, etc).


Vía sistémica:

Aplicación por inyectado subcutáneo, intraarticular o intramuscular: El procedimiento consiste en inyectar a modo de infiltración pequeñas concentraciones de la mezcla ozono/oxígeno a una concentración superior a 20 mg de ozono/ l de oxígeno directamente en la zona a tratar, durante 10 sesiones. Este método se utiliza principalmente en patología osteoarticular (hernia discal).


La Ozonoterapia, (ozono=gas natura; terapia=tratamiento); es una técnica alternativa válida y complementaria, que consiste en la utilización del gas ozono como elemento catalizador, el cual trata de mejorar la calidad de vida humana, animal y vegetal, como además normalizar las funciones básicas de nuestro ecosistema.


Esta puede ser aplicada en forma individual o coadyuvar como aditivo complementario con otras terapias de ejecucción, sinergizando la resolución final.


Con el correr de los tiempos, el hombre con su afan de conocimientos y ávido de aplicar sus nuevas investigaciones, modificó la estructura molecular del oxígeno -O2-, transformándola a oxígeno trivalente -O3- y este oxígeno modificado, denominado OZONO fué y está empleado para tratamientos alternativos, OZONOTERAPIA, de rápida resolución en procesos infecciosos en general, circulatorios, revitalizantes y en inmunodeficencias, todo esto en la rama médica.

Además en el área del medio ambiente posee diversas aplicaciones: Agua, Aire, Residuos y Ecología. Todo esto se debe a su alto poder Fungicida, Bactericida y Antivirósico. Su función primordial se basa en su poder de alta oxidación. Por otro lado el costo-beneficio es económico, no poseyendo contraindicaciones en su uso racional, compatible con cualquier otra medicina o tratamiento convencional, no produciendo hábitos ni secuelas, por cuanto se trata de un elemento natural -oxigeno-, gas alotrópico que nos indica que con el correr del tiempo, en pocos minutos, vuelve a su estado primitivo, que es el gas oxígeno.


Se desprende de esto, que al gas OZONO se lo debe autogenerar y utilizar por el operador actuante.


Este es el tema que nos interesa tratar, por cuanto es de conocimiento general la existencia del gas OZONO como capa protectora del planeta pero escasa información en los procesos alternativos en niveles medicinales, medio ambiente o industrial.


Ozono, su acción terapéutica


El ozono es una variedad alotrópica del oxígeno, cuya existencia fue reportada en 1785 por el químico holandés M.Van Marum, pero no fue hasta 1840, en que el químico alemán C.F.Schonbein lo sintetiza e identifica por vez primera como ozono. El mismo posee un poder oxigenante mayor que el del oxígeno, siendo su reacción con los compuestos orgánicos mucho más selectiva.


Ha sido postulado que los mecanismos de acción de este agente están relacionados con la generación de productos secundarios en su interacción con los dobles enlaces carbono-carbono presentes en los compuestos orgánicos que se encuentran en el plasma y en las membranas celulares, teniendo cuatro efectos fundamentales:

  • Mejora el metabolismo del oxígeno

  • Es modulador inmunológico

  • Es modulador del estrés oxidativo biológico

  • Potente bacterizida, fungicida y virucida

  • Mejora el Metabolismo del Oxígeno Mediante un cambio en las propiedades reológicas de la sangre.

La aglomeración típica eritrocitaria de las enfermedades arteriales oclusivas es revertida por la ozonoterapia mediante cambios en las cargas eléctricas de la membrana eritrocitaria, aumentándose el flujo de oxígeno y por ende el flujo sanguíneo.


La formación de peróxidos, produc