Biocibernética y Terapia Neural Según Huneke


Dr. Md Otto Bergsman


La biocicibernética es una ciencia joven; apenas si cuenta con unos veinte años de edad. Sus raciocinios hasta el momento no han encontrado admisión en el curriculum médico clínico. Por otra parte ya desde hace mucho se conocen problemas médico fisiológicos de regulación que fueron discutidos y trabajados bajo los más diversos aspectos. Les recuerdo a Claudio Bernard, Pawlow, Speransky, Riecker, Cannon y muchos otros. La biocibernética como ciencia correlacionadora nos da la posibilidad de observar bajo puntos de vista supraordenados los más diversos procesos de regulación a través de circuitos y de eruirlos en el futuro en forma abstracta y matemática.


1.- BASES BIOCIBERNETICAS


Brevemente pasaré a presentarles los hechos más importantes de la regulación biológica.

1.1.- El organismo como homeostato.- El término de la homeostasis fue propagado por W,B. Cannon bajo este se entiende la propiedad que tienen organismos vivos de mantener constantes y dentro de los límites apropiados sus propios y necesarios potenciales fisiológicos. Esto se lleva a cabo por regulación de estos potenciales en circuitos simples o integrados. Por otra parte existen mecanismos de cambio, (de carga, de retrocarga o de desvío que le permiten al organismo, en caso de que la regulación simple esté sobrecargada, pasar el exceso o derivarlo a otros sistemas reguladores hasta que se haya encontrado de manera o el sistema capaz de normalizar (por vías circundantes) el potencial correspondiente. Por ejemplo: enfriamiento periférico ------> dilatación de la vía circundante terminal -------> disminución de la temperatura del cuerpo --------> intensificación de los procesos de oxidación.


Si esto no basta habrá vibración muscular para producir calor. En caso de que esta medida siga siendo insuficiente se desconectará la irrigación periférica por vasocontricción, de tal manera que la temperatura de los núcleos biológicamente vitales permanezca sostenida dentro de límites fisiológicos.


1.2.- El principio de la economía.- El principio de la economía exige un cubrimiento óptimo de las necesidades:


a) por la vía más corta y

b) con el más reducido gasto de energía.


En un organismo que se halla en reposo no puede observarse. Tan pronto se le somete a un estímulo “stressante” irritativo, como por ejemplo a prueba de esfuerzo y al efecto de una noxa general o local, se presenta la necesidad de un potencial más alto de energía. Un sistema regulador que funcione como es debido cubrirá esta demanda en forma claramente económica, es decir, lo más pronto posible por una vía más corta y con mínima pérdida de energía. Un sistema regulador interferido o defectuoso se comportará antieconómico reaccionando con atraso o demora y con pérdida de energía, cosa que el rendimiento requerido (trabajo o defensa) llevará a cabo con lentitud o se verá impedido. De esta manera la homeostasis solo puede considerarse válida y necesaria bajo el punto de vista de la más estricta economía.


1.3.- El circuito regulador.- Todos los procesos vitales se le subordinan a una regulación cuyo funcionamiento es manejado por mecanismos de actividad circular: los circuitos reguladores.

En el circuito regulador con el fin de estabilizar el potencial y de ejercer control, se hace regresar siempre una parte de la energía de salida hacia la entrada del circuito; esto es lo que llamamos fred back (y en la literatura de los Robles “repolarización por sistemas de retrocarga”)


Las partes más importantes de un circuito regulador son:


1) El marcador del potencial requerido: este se halla fuera del circuito. Sus señales corresponden al potencial de comando indispensable para el funcionamiento del circuito (“debe” energético)


2) La vía de regulación.- Es aquella parte del circuito cuyo estado energético (valores de medición) tiene que ser mantenido constantemente a pesar de cualquier posible interferencia.


3) Receptores y censores.- Son aquellas partes del circuito que chequean el potencial de la vía de regulación (“haber” energético) y pasan la información al mecanismo de comando.


4) El regulador o mecanismo de comando.- Compara las señales del “haber” energético con las del “debe” energético (data processing). Si difiere el “haber” del “debe” pasa señales correctoras al eslabón condensador.


5) El eslabón condensador.- Convierte las señales correctoras en un potencial que sea capaz de elevar el “haber” a los valores requeridos por el “debe” energético.


Por ejemplo: en la vía de regulación sangre hay demasiado CO2 (potencial interferente). Los receptores corroboran esto y pasan las señales correspondientes a los centros respiratorios (reguladores o mecanismos de comando). Estos activan la musculatura respiratoria (eslabón condensador). La intensificación de la respiración reduce el contenido de CO2. Una vez normalizado el contenido de CO2 se apagan las señales de los censores y la respiración se torna otra vez pausada.


Es importante saber que los circuitos reguladores no sólo existen en los sistemas neurales. También los sistemas humorales de regulación funcionan como circuitos.


Para la mayoría de los sistemas reguladores de importancia vital ya se conocen las correspondencias orgánicas de las diversas partes de estos circuitos (vía de regulación, censores, receptores, reguladores, eslabón condensador etc.).


1.4.- La integración completa.- Los circuitos regulados del organismo humano están unidos entre sí por contante intercambio de informaciones, de tal modo que las “señales de salida” de un circuito pueden ser “potencial de comando” (debe energético) o potencial interferente para otros. Sólo por una densa integración de los circuitos puede mantenerse la homeostasis y el principio de economía, lo que hace posible el manejo fisiológico de funciones complejas. Este sistema entretejido o densa red entre los diversos circuitos que le sirven a la regulación de una función compleja, es de una actividad especialmente intensa. Nosotros hablamos hoy día de complejos reguladores.


1.5.- Calidad de regulación.- La capacidad de rendimiento de un circuito regulador se caracteriza por una buena calidad en la regulación. Esta es óptima cuando a la respuesta que se le da a un estímulo se logra el potencial requerido por la vía y en el tiempo más cortos posibles.


Formas patológicas de regulación son:


a) Degeneración aperiódica: la meta de la regulación se logra con mora o no se logra. Clínicamente estamos ante una regulación perezosa o una parálisis.


b) Regulación periódica: por movimiento labil excesivo sobrepasa el “haber” energético el “debe” para retornar lentamente a dicho potencial de funcionamiento (labilidad) u oscila alrededor del “debe” con amplitudes cada vez mayores (reacción de sobresalto) Clínicamente se llama esto labilidad de la regulación.


1.6.- Estímulo y respuesta al estímulo.- Básicamente pueden diferenciarse las siguientes clase de estímulos:


1) De corta duración = función impulsora starter

2) De larga duración = función de salto o de movimiento constante;

3) Periódico = función periódica.


Puesto que de un proceso patológico parten siempre estímulos permanentes (o de larda duración) y debido a que en toda medicina eléctrica se utilizan estímulos de corta duración, sólo son de interés par nuestro tema las dos primeras clases o formas de estímulos (1 y 2)


1.7.- La especificidad del estímulo.- Los censores de los diversos sistemas reguladores están constituidos de manera tal, que le responden preferentemente a aquellos estímulos que se encuentran en su programa, es decir, su deber es responderles a ellos y no a otros pues esa es la función específica del sistema. En esto hay que pensar siempre que se haga un chequeo de la regulación, cosa que siempre se ponga el estímulo específico del sistema por valorarse.


2.- EL CHEQUEO DE LA REGULACIÓN.-


Haciendo a un lado los métodos de investigación puramente morfológicos como inspección de una úlcera, percusión de corazón y pulmón, palpación de un tumor, diagnóstico por ultrasonido o métodos radiologícos, la mayoría de nuestros exámenes de la práctica clínica son puros chequeos de una función. Tomar el pulso, medir la temperatura, sedimentación sanguínea, clearence de hígado y riñones, electrocardiograma, espirometría, análisis de hemogases, cintigrafía, etc. etc. Estos métodos por principio, pueden aplicarse de dos maneras:


2.1.- Comparativa a largo plazo.-


Para todos los parámetros examinados en los pacientes se han establecido “valores normales” que si bien es cierto, tienen todos un amplio margen. Una enfermedad o un proceso patológico es una fuente de estímulos irritativos perturbadores. Las señales o estímulos permanentes que de allí parten, alternan los valores medidos en sentido de una “función de salto”. El chequeo (o procesamiento de datos) busca comprobar hasta que punto difiere el “haber” del “deber” y del grado de divergencia deduce la intensidad del estímulo, (o información errónea) es decir: la severidad de la enfermedad.


Por chequeos posteriores puede colegirse la reducción del estímulo o su progrediencia (recuperación de la salud o empeoramiento).


A este respecto no debemos olvidar que “ante portas” de la muerte se apaga hasta tal punto la capacidad de regulación que pueden obtenerse valores seudo normales. Hay que tener en cuenta además que estímulos banales adicionales de cualquier etiología pueden alterar estos valores y que muchos de estos parámetros poseen un bioritmo diario y uno anual. Si nos olvidamos de estas cosas obtendremos una falsa imagen del estado de salud del paciente.


2.- El test de regulación.-


Para chequear la regulación se utilizan estímulos de corta duración o estímulos cuya actividad de corta duración. El parámetro examinado se chequea una vez, o mejor varias veces, antes de estimularlo y luego en períodos preestablecidos.


La medición repetida de la situación o valor de inicio sirve para evitar errores pues nos da una idea sobre oscilaciones ocasionales. Según sea el cambio  de los valores de medición después del estímulo se puede saber si estamos ante una reacción normal, una aperiodicamente degenerada (perezosa) o una periódica (labil) del sistema examinado. Es obvio que con ello no podemos dar datos específicos de enfermedad y que estos chequeos sobran si con métodos de investigación morfológica (por ejemplo radiografía) se logran mejores resultados.


Teóricamente se supone al hacer el test de regulación que la calidad de un sistema regulador al someterlo a un estímulo permanente (enfermedad, noxa) se altera en sentido de atraso o de labilidad. El grado de labilidad o de retraso se puede leer (espectro o curva de medición) y nos da la información sobre el grado de la sobrecarga que es dicha enfermedad.